skip to Main Content

Como una ola

Valoración BUTLLETI CONJUNTURA ECONÒMICA MENORCA – juliol 2021

Texto y valoración: Joan R. SANCHEZ TUOMALA (Cercle d’Economia); Twitter: @JoanSanchez

Datos e infografías: David SERRA HIDALGO (OBSAM); Twitter: @DavidSerraH

Con el apoyo de: Es Diari Menorca

Datos económicos en: Diagnosi económica de Menorca

 

En el corto plazo seguimos hablando de olas. Por un lado, la economía de Menorca vive el retorno de su segunda ola (temporada) turística para dar cuenta de los primeros síntomas significativos de recuperación. A la vez que teme una quinta ola de contagios que de al traste con las buenas expectativas que ha anunciado la abertura del mercado británico en la isla.

Dos ondas que se compensan entre ellas debido al vector movilidad/contagio mientras no se impone el % de vacunación que camina a buen ritmo. Cabe aquí insistir que la mejor política económica en este momento continúa siendo la vacunación. Y no las medidas de control o apertura de la movilidad, que continúan centrando el debate público y mediático de forma un tanto cansina.

El consumo interno privado es la correa de transmisión de esta recuperación. Los indicadores de consumo privado (en tiempo real) de BBVA o CaixaBank a partir de los microdatos de consumo de tarjeta de sus clientes, nos dicen que aparece un efecto rebote en los primeros datos de mayo de 2021 respecto de 2019. La demanda de ocio y restauración está creciendo a doble dígito con la reapertura. Para Bloomberg, la economía de España crecerá un 5,8% en 2021, liderado por el consumo doméstico (que superará incluso a la inversión) un componente que suele ser mucho más cíclico (crece más en la recuperación y se hunde con más fuerza en las recesiones). La vacunación y el exceso de ahorro de las familias impulsan este indicador clave para España.

De ahí los datos que muestra la coyuntura en Menorca. Un repunte del IPC (Balear) que muestra una tendencia a la recuperación del consumo a la vez que el riesgo de entrar en un proceso inflacionista que puede ser contraproducente a medio plazo. Y la recuperación de los indicadores de demanda (electricidad, combustible) aún por debajo de 2019 pero con una tendencia a recuperarlos de forma rápida. Y como consecuencia del repunte de demanda, la necesaria reacción de la oferta y los buenos datos de contratación que en junio muestran también la dependencia de nuestro mercado laboral de la expectativa de actividad turística. Dime cómo evolucionan las reservas turísticas, y te diré como evolucionan los contratos laborales en Menorca.

Algo que ha infundido un claro ánimo entre el empresariado de Menorca, que tras años muestra mejores datos de optimismo empresarial que el valor de las Islas Baleares.

El turismo nacional ya dejó en 2020 un buen recuerdo en las cuentas de resultados de julio y agosto. Principalmente en los sectores que venían siendo más castigados por la atonía del consumo local en los años de prepandemia: el comercio y la restauración. Y está por evaluarse el impacto sobre la oferta (y el mercado laboral) de la reactivación de Baleares como un destino seguro para el Reino Unido. Algo que augura unos meses de julio y agosto bien apretados en cuanto a demanda turística. Pero donde la incógnita está en cuanto a la continuidad respecto nuestra condición de destino seguro (el empeoramiento de los datos sanitarios no ayuda) y los efectos en setiembre y octubre, lo que podría dibujar una temporada significativamente mejor a 2020.

Una bocanada de aire frente a algunos agoreros en economía que ya hablan de riesgo de estanflación (inflación más estancamiento económico) de la economía mundial. Ya sabéis que en todas las familias existe algún cuñado agorero. De esos que te dicen “¡yo ya te avisé!”. Pero de los que aprendes que siempre están apelando a los malos augurios como una forma de llamar la atención. Y algo así nos pasa con los economistas.

Vamos a pensar un momento ¿tienen base estos augurios? Los primeros síntomas inflacionarios (previsibles) se están produciendo en todas las economías que han entrado en una fase de recuperación de la demanda. A más consumo, los precios tensionan al alza. También lo hacen por una tensión en los precios de la energía. Que esperamos sean temporales y por tanto no se perpetúen en el tiempo.

Y la deuda (pública y privada) está en niveles elevados, porque la vía de estimular la economía con fondos públicos ha mostrado una respuesta diferencial a otras crisis más recientes. Los datos indican que en el medio y largo plazo se deberán realizar ajustes fiscales, pero la mayoría de economistas tenemos la convicción que estos fondos deben ayudar a fomentar una transformación económica más allá del efecto sobre la deuda.

Se impone una visión algo más optimista. Donde un segmento de los actores económicos seremos capaces de trabajar por una transición económica donde el foco esté puesto en una transición energética, digital y sostenible de la oferta y la demanda. En Menorca ello pasa por dejar pasar la ola de la recuperación, y pensar en un futuro donde tengamos un turismo fuerte, diferenciado y regenerativo. Una industria que equilibre y desestacionalice el mercado de trabajo. Y un sector primario que tome buena cuenta de la necesaria soberanía alimentaria y custodia territorial. El principal activo que deberíamos proteger de cara a nuestras futuras generaciones.

Datos y Infografia de julio de 2021

 

Para más información Diagnosi econòmica de Menorca i  Butlletí de Conjuntura Econòmica de Menorca

Amb qui ho vols compartir?
Back To Top