Skip to content

El aumento del uso de veneno vuelve a hacer peligrar la supervivencia del milano real

Desde el año 1993 el IME junto con el Consell Insular de Menorca y la Conselleria d Medi Ambient del Govern Balear han venido estudiando y actuando para proteger al milano real (Milvus milvus), una rapaz que se alimenta básicamente de carroña y que se encuentra catalogada en las Islas Baleares como en peligro de extinción.

Milano real encontrado muerto en su nido.

Milano real encontrado muerto en su nido.

En los años setenta era común y abundante en las dos islas principales del archipiélago, pero el uso de cebos envenenados en los cotos de caza para controlar a los predadores provocó que la población balear disminuyera hasta que en el año 1999 solo quedaban 6 parejas reproductoras en Mallorca y 5 en Menorca. Durante este año se puso en marcha un Plan de Recuperación para evitar la extinción de esta magnífica ave. Gracias a un intenso seguimiento, consistente en la localización anual de todas las parejas reproductoras y al marcado de los pollos con anillas, marcas alares y con radiotransmisores, se han podido determinar las causas más importantes que afectan a esta especie. La primera es el uso veneno para el control de predadores, acción delictiva, prohibida y perseguida por la ley. La segunda causa es la electrocución en apoyos eléctricos de media tensión. Reducir el impacto de estos factores es uno de los objetivos prioritarios del Plan.

El milano real fue hasta principios de los años 80 una rapaz muy abundante en Menorca y se podía observar en cualquier punto de la superficie insular. Su población reproductora se había estimado en unas 135 parejas reproductoras. El descenso fue entonces muy rápido y acusado, hasta quedar solo 5 parejas en el año 1999. El inicio de un Plan de Recuperación consiguió recuperar un poco su población, provocando la disminución de sus amenazas más importantes. Sin embargo en los últimos años la situación parece estabilizada o en regresión, y el resurgimiento del uso de veneno ha vuelto a incrementar la mortalidad de la especie.

Silueta típica de milano real mostrando su cola en forma de V.

Silueta típica de milano real mostrando su cola en forma de V.

En Mallorca, recientemente, la Conselleria de Medi Ambient ha procedido a cerrar cautelarmente un coto de caza en el municipio de Llucmajor. En este coto los agentes de Medio Ambiente encontraron tres milanos reales y un aguilucho lagunero muertos; posteriores análisis mostraron que habían muerto por consumo de veneno. También se encontraron una lechuza, un búho chico y un cernícalo vulgar muertos, cuya autopsia mostró que habían sido tiroteados. Además, en las casetas de la zona se encontraron artes de caza prohibidos (redes japonesas y cepos). Estos hechos son muy graves ya que el uso de veneno está tipificado como un delito en el código penal mientras que los otros hechos están tipificados como faltas administrativas muy graves en la Ley Balear de Caza. Aplicando la citada Ley, y mientras la Conselleria instruye el expediente se ha acordado cerrar el coto cautelarmente, prohibiendo la caza indefinidamente, y se ha iniciado un procedimiento sancionador contra el titular del coto y contra los cazadores que cazaban en él. Además, efectivos del Servicio de Protección a la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Balears, en colaboración con agentes de la Conselleria de Medio Ambiente, han detenido a un hombre de 47 años, como presunto autor de dos delitos contra la fauna y flora, por cazar y envenenar seis aves protegidas.

Anteriormente a estos hechos ya ha habido tres sentencias condenatorias por uso de veneno en las Islas Baleares, dos en cotos de Mallorca y una en un coto de Menorca en Maó.

Casos de veneno detectados en Menorca y especies de aves afectadas, entre los años 2000 y 2009.

Casos de veneno detectados en Menorca y especies de aves afectadas, entre los años 2000 y 2009. amplia la imatge

Además de estar prohibido, el uso de veneno es muy peligroso para las personas y los animales domésticos, incluidos los perros de los cazadores. Cada año se producen diversas intoxicaciones y muertes de perros por este uso prohibido. Está demostrado que el envenenamiento a los predadores no incrementa la población de conejos y de perdices de los cotos, y existen sistemas legales para controlar predadores y gatos asilvestrados.

El año 2008 la Conselleria de Medi Ambient creó una unidad canina para detectar cebos y animales envenenados. Esta unidad, siempre acompañada por un Agente de Medio Ambiente, está procediendo a la revisión de los cotos de Mallorca y de Menorca.

Además de los milanos reales, otras especies se están viendo afectadas por esta problemática, otras rapaces como el alimoche y el buitre negro, o paseriformes como el cuervo.

Si alguien dispone de información sobre el uso de veneno puede contactar con el teléfono gratuito SOS verí 900 713 182, o telefonear al teléfono de emergencias 112, a los agentes de Medio Ambiente o a la Guardia Civil.

Félix de Pablo Pons
Miembro de la sección de Ciencias Naturales del IME

20-02-2010

Back To Top