skip to Main Content

Jaque a la Navidad en 2020

Valoración BUTLLETI CONJUNTURA ECONOMIA MENORCA – Mayo 2020.

Texto y valoración: Joan R. SANCHEZ TUOMALA (Cercle d’Economia); Twitter: @JoanSanchez

Datos e infografías: David SERRA HIDALGO (OBSAM); Twitter: @DavidSerraH

 

Los datos no dan lugar a dudas. Batacazo laboral. Los indicadores del mercado laboral nos retrotraen a valores de 2009 en cuanto al paro registrado. Y a valores muy inferiores (-85%) a los de la crisis de 2008 en cuanto a contratos registrados. Algo anecdótico pero sorprendente: tras 12 años de recuperación en cuanto a contratación laboral (equiparándose en 2019 el nivel de 2007) llega el decimotercer año y se reduce en un 85%. Disparándose lógicamente los datos de demandantes de ocupación, en una época donde muchos ya habían enfilado sus proyectos laborales encarados a la temporada turística.

Evolución contratos registrados (2007-2020)

Este frenazo laboral, sin precedentes en la economía insular, viene acompañado de un frenazo equiparable en indicadores de consumo como el del consumo de combustible. Algo que muestra que la sensación de un mayor consumo online y entrega a domicilio de productos principalmente de alimentación… se funde como un azucarillo al constatarse que el frenazo en la movilidad indica una contracción fuerte del consumo. Que parece superar bajadas del 65%.

En este contexto, se anticipa ya un proceso de ajuste de la oferta empresarial (y sus consecuencias sobre el posterior empleo) que en marzo fue del -8,3% pero donde desgraciadamente se espera aún más intenso a medio plazo.

Algo que debe funcionar como un ‘experimento natural’ para conocer y evaluar el grado de exposición de nuestra economía a la movilidad interna y externa. Nuestra dependencia (a la vez que la importancia) del turismo como eje motor de la economía insular. O la falta de autonomía insular en relación a la producción y consumo de algunos insumos estratégicos que requieren de movilidad: alimentación, energía, etc…

Preocupan especialmente sectores a los que no les bastará con ‘superar el bache’ a la espera de una recuperación en V, W, U o en L… Antes o después sectores como el turístico se reharán porque Menorca guarda valores turísticos intrínsecamente competitivos en el medio y largo plazo. Pero más dudas caben sobre un sector como el de la restauración o el de las actividades turísticas caracterizado por niveles de capitalización bajos y pymes muy pequeñas. Sólo el tiempo nos responderá sobre cuáles estaban en mejor situación de solvencia para atravesar el desierto de los próximos meses.

Cuestión a parte son los sectores de la intermediación turística, también con problemas de solvencia. O las compañías aéreas que pueden acusar un largo periodo de crisis de desintermediación, competencia online o estrategia de low cost… Lo que parece anticipar un proceso oligopolístico en la intermediación turística. Y un encarecimiento del coste del viaje. Algo con efectos claramente negativos sobre la competitividad a la hora de promocionar y contratar Menorca como destino.

O el sector comercial que se verá altamente impactado por la ‘nueva normalidad’ a nivel de consumo. Los cambios de hábitos se aceleran. Y donde antes era una opción más tener un canal no presencial… ahora es una auténtica necesidad.

Porque si nunca es un buen momento para el COVID19, seguramente para el sector comercial y de la distribución ha sido este el peor momento. Justo después de preparar sus stocks y pedidos para la preparación de una temporada. Unos stocks dimensionados para una demanda turística cuyas estimaciones hablan de una reducción del 60% estos meses.

Mientras empezamos el desconfinamiento y experimentamos lo que significa trabajar un mes de mayo sin visitantes turísticos, las dudas se ciernen ya sobre los meses de septiembre y octubre… cuando esperemos que los presupuestos de nuestras administraciones y nuestras empresas estén preparados para observar una reducción importante de contratación laboral, consumo de las familias (más sensibles al ahorro) y contención de demanda a la espera de una mejor temporada turística en 2021. Parece que este año la Navidad va a ser un poco menos feliz.

Más información: Butlletí de conjuntura econòmica

 

 

Amb qui ho vols compartir?
Back To Top