skip to Main Content

Tiempo de balances: ¿tiempo de consensos?

Valoración BOLETÍN DE COYUNTURA ECONÓMICA DE MENORCA – Enero 2020

Texto y valoración: Joan R. SANCHEZ TUOMALA (Cercle d’Economia); Twitter: @JoanSanchez

Datos e infografías: David SERRA HIDALGO (OBSAM); Twitter: @DavidSerraH

 

Que la Menorca económica es mucho más que la Menorca turística, parece obvio. Pero resulta de obtusos algunas opiniones (leídas en estas mismas páginas en relación a la promoción del ‘Sol y Playa’) obviando el clave papel del turismo y su empresariado en el futuro económico de la isla. Escuchar la opinión de todos nunca está de más, pero debemos ser suficientemente maduros para entender que hay “opiniones más informadas” que otras. ¿No os parece?

Y es que en la Menorca económica nos gusta exagerar los debates. Sobretodo acentuar los disensos. Que a veces esconden algunos consensos importantes. Por ejemplo, respecto al debate de un desarrollismo depredador del territorio (léanse las pegatinas de Reserva de la Billetera) frente a un desarrollo sostenible con las generaciones futuras (léanse las declaraciones de una Menorca Reserva de la Biosfera). Situando siempre (y falazmente) al empresariado del lado del desarrollo sin límite. Cuando existe un enorme consenso con el hecho que el mercado de Menorca debe orientarse a la excelencia cualitativa, la diferenciación entorno a una Menorca verde y a la desestacionalización de la demanda.

Opinar siempre es bueno, pero escuchar las opiniones “informadas” de los demás (instituciones, empresas y sindicatos) implicados en el sector resulta fundamental. Hacer una caricatura de un sector sólo ayuda a debilitarlo. Y entiendo que debemos de reconocer a la empresa el valor intrínseco de promover el crecimiento y la sostenibilidad de la economía local.

Para que quede claro: el turismo es importante en relación a su fundamental aportación al PIB insular. Pero la industria o el sector primario lo son por su papel de reequilibrio sectorial o por su elemento exportador y desestacionalizador del mercado laboral. Como también lo son los sectores tecnológicos o basados en el conocimiento por su aportación a la necesaria innovación de nuestro tejido productivo en Menorca.

Todos sumamos en favor de un clima de confianza en las bases económicas de nuestro crecimiento. Porque la confianza es crítica en la valoración que puedas hacer de la Menorca económica. Como muestran los datos si nos ponemos a hacer balances del 2019. Donde hemos querido destacar algunos datos coyunturales que llaman la atención.

Los datos de confianza empresarial desde 2017 (cuando empieza a evolucionar a peor) y 2018 (cuando son claramente negativos) muestran síntomas de recuperación en 2019. Parece como si el empresariado, tras años (¿veranos?) magníficos estuviera digiriendo el ajuste derivado de haber tocado techo en nuestra temporada alta. Y tras este reajuste estuviera volviendo a valorar los fundamentos de crecimiento moderado de nuestra economía. Por ejemplo, cuando vemos que estos años (2016-2019) hemos sido capaces de mejorar el gasto medio por turista. Una de los principales indicadores de evolución de nuestra economía junto al número de turistas (que genera controversia) pero que resulta el gran olvidado: pese a continuar por debajo de la media balear (¿cuáles pensáis que son las razones?) crecer una media de un 6,6% anual entre 2016 a 2019 no está nada mal.

 

Estos datos de confianza que no se corresponden con las decisiones de inversión (que suelen anticipar con hechos las expectativas de crecimiento). Seguramente porque la mala evolución de la matriculación de vehículos (claramente a la baja) o la constitución de hipotecas (5º trimestre consecutivo de bajadas) tiene poco que ver con dinámicas de inversión industrial o turística. Y más con la maduración del sector de la movilidad turística o de la inversión en propiedades en el desarrollo del turismo rural y de ciudad. Ambos dando señales de ajuste tras años de crecimiento.

Nadie con algo de objetividad puede pero hacer un balance obviando el hecho que los datos de temporalidad laboral muestran la fragilidad en la creación del empleo creado. Y por tanto una falta de confianza en la necesidad de consolidar el proyecto de empresa y equipo de trabajo frente a los riesgos que este 2019 nos han avecinado.

A pocos días de resolver uno de los riesgos institucionales fruto de no tener un gobierno con proyección de legislatura. Parece que otros riesgos subyacen en 2020 aunque no parecen ser mucho mayores que en 2019 (incluso parecen haberse atenuado). Si los datos de contratación de turismo senior parecen haber confirmado una buena entrada del 2020: ¿Les parece que nos pongamos en clave optimista?

 

 

Más información: Butlletí de conjuntura econòmica

Amb qui ho vols compartir?
Back To Top