skip to Main Content

Un año de pandemia

Valoración BUTLLETI CONJUNTURA ECONÒMICA MENORCA – abril 2021

Texto y valoración: Joan R. SANCHEZ TUOMALA (Cercle d’Economia); Twitter: @JoanSanchez

Datos e infografías: David SERRA HIDALGO (OBSAM); Twitter: @DavidSerraH

Con el apoyo de: Es Diari Menorca

 

Dejemos que los datos de coyuntura hablen por sí solos. Muchas veces es lo mejor. Dejando al lector que haga sus propias interpretaciones y proyecciones hacia el futuro inmediato. En Menorca hemos ganado 1.597 parados más. Rebasando nuevamente el nivel de los 6.000 parados en enero y febrero, meses tradicionalmente malos en términos de ocupación atendiendo a nuestra estacionalidad económica.

Un mercado laboral mucho más necesitado de trabajo. Con una pérdida de 1.253 ocupados y con un crecimiento de 4.509 personas en situación de demanda de ocupación. A la vez que se destruyen hasta 310 empresas, con la sensación que hubieran sido muchas más sin la aplicación de los ERTEs. Y lo peor es que tras un año puede que muchas más desaparezcan al no poder (su solvencia) asumir otra temporada turística floja.

Estacionalmente, la contratación laboral se vio mucho más afectada en el segundo trimestre. Principalmente en cuanto a contratación laboral y a nivel de afiliación. Los meses de abril, mayo, junio y setiembre fueron una losa para el 2020. Niveles que se recuperaron en el tercer y cuarto trimestre sin llegar a los números previos a la pandemia.

Una pauta coincidente con los niveles de consumo, que se vieron gravemente afectados en los meses de abril a junio. Y nuevamente en el mes de setiembre, mostrando una buena recuperación en el último trimestre del año. El consumo de electricidad, combustible o el tránsito de mercaderías muestran la misma pauta, aunque con afectaciones diferenciales.

La pauta entre indicadores de consumo y mercado laboral es clara: el nivel de paro en nuestra economía local se sitúa en el 18.5% cuando en febrero de 2020 estaba en un 13,8%, y este nivel se ha visto determinado por la evolución de los meses previos y posteriores a los picos de demanda turística insular (típicamente julio y agosto). Por tanto, y siempre a corto plazo, el nivel de paro de nuestra economía será capaz de mejorar si lo hacen las fechas de inicio (anticipándolas al máximo) y de finalización (retrasándolas respecto de 2020) de la temporada turística.

La coyuntura en este 2021 vendrá determinada por la capacidad de iniciar cuanto antes la temporada, o en cualquier caso algo antes que el mes de julio que es cuando realmente se inició el flujo turístico (en aquello momento nacional) hacia Menorca. Para ello los niveles de vacunación e inmunización de los mercados emisores serán determinantes. Y si nos fijamos en el mercado británico parece que este año pueda ser el “flotador” al igual que en 2020 lo fue el mercado español.

Y si el nivel de vacunación en España se cumple, puede que este mercado contribuya a un mejor mes de septiembre postergando algunas semanas la finalización de la temporada. Todos estos datos hacen pensar en un 2021 sensiblemente mejor a 2020, pero lejos aún de los niveles de recuperación esperados.

Pasaría algo similar a lo que en 2020 sucedió en este entorno de incertidumbre al que nos estamos acostumbrando ya. Fijamos las expectativas a la baja (como solemos hacer en Menorca) para acabar un año algo mejor de lo esperado. Y algo de esto se intuye también en 2021.

Por el camino quedan esas 310 empresas (y algunas más que no podrán soportar una temporada turística débil). De ahí que las expectativas de confianza empresarial sean negativas en Baleares. En Menorca las expectativas en el primer trimestre de 2020 eran netamente positivas, y la pandemia las ha ajustado en un -24% pasando a tener una perspectiva netamente negativa. Por debajo de la expectativa del conjunto de la economía española.

Sólo el ritmo de recuperación de la demanda puede cambiar esta tendencia. A favor de una mejora de expectativas y de la inversión empresarial están la capacidad de Menorca de devenir un destino turístico más competitivo en términos de turismo natural, seguro y sostenible. La esperanza de salir reforzados en nuestro posicionamiento turístico nos carga de confianza.

En contra están la situación de falta de solvencia de algunas empresas tras la larga crisis de demanda. Retrasando la inversión y transformación o mejora de nuestras empresas para el futuro que ya tenemos aquí. Aquí se requerirá un sobresfuerzo para el estímulo de nuestra demanda (cada vez más orientada a un turismo más tranquilo) a la vez que se hace políticas de apoyo y financiación de las secuelas que la pandemia ha tenido en nuestro tejido de pymes y micropymes.

Mientras vemos que se reajustan las curvas de demanda de años próximos a los niveles de pre-pandemia (hay renta disponible con ganas de consumir e invertir) deberemos aprovechar para pensar qué queremos ser de mayores: más de lo mismo… o un tejido empresarial más equilibrado entre sectores y diversificado en cuanto a mercados. Seguro que os suena esta música…

Datos i infografia de abril 2021

 

Para más información Butlletí de Conjuntura Econòmica de Menorca

Amb qui ho vols compartir?
Back To Top