skip to Main Content

Una economía al servicio de las próximas generaciones

Valoración BUTLLETI CONJUNTURA ECONOMIA MENORCA – septiembre 2020

Texto y valoración: Joan R. SANCHEZ TUOMALA (Cercle d’Economia); Twitter: @JoanSanchez

Datos e infografías: David SERRA HIDALGO (OBSAM); Twitter: @DavidSerraH

Ya podemos certificar la defunción de la temporada 2020. Un verano en que hemos puesto aprueba la robustez de nuestro modelo económico. Ya éramos conocedores de nuestras debilidades respecto a la dependencia turística. De algunos mercados emisores. De la estacionalidad de nuestra demanda. Especialmente el turismo español que pese a sacar algunas semanas a flote el barco, ha mostrado su resistencia a desestacionalizar a la vez que sucapacidad de distribuir la renta en el comercio o la restauración local.

A las primeras señales de un incierto inicio de curso, se han esfumado los turistas nacionales y con ellos se han ido las escasas muestras de optimismo empresarial. El dato (lógicamente bajo) de confianza empresarial en Menorca muestra una lectura doblemente preocupante. El dato del 3T de 2020 es el más bajo de la serie histórica desde 2013. Más aún, la desconfianza balear y local destaca sobre el resto del territorio nacional. Mostrando nuestro grado de exposición (psicológico) a la idea de que no hay oportunidades más allá del turismo.

Algo que resulta algo neurótico en términos sociológicos. Hemos pasado en varias décadas de negar el turismo, a negarnos la posibilidad de un futuro fuera de esta actividad.

¿Seremos capaces de ver más allá de este próximo invierno? Reconozco que los datos son duros. Sobre todo, en términos de pérdida de empleo. La pérdida de más de 5.500 puestos de trabajo hasta julio, esconden, pero una tasa de paro superior si fuéramos capaces de agregar al PARO los trabajadores en situación de ERTE o los autónomos que han declarado el cese temporal de su actividad. Sin tener en cuenta estos datos, estamos hablando que en agosto duplicamos el numero de personas (se añaden unas 2.500) respecto a agosto 2019.

Infografia Setembre2020

Entiendo que un pasivo que sólo será asumible si este invierno somos capaces de conjugar un sobresfuerzo de solidaridad social importante, son una necesaria eficiencia de las administraciones para paliar aquellas situaciones de mayor carestía.

Para los que pensemos ya en la temporada de 2021 (sobre la hipótesis de una mejora en la situación sanitaria) me gustaría ofrecer una lectura positiva de algunos malos datos. Mientras los indicadores de ACTIVIDAD muestran reducciones del orden entre el 15% (combustible, tránsito) y el 30% (energía) o 40% (combustible, mercaderías). Sin entrar a valorar la entrada de viajeros que en julio supuso una reducción de casi el 60%. Pues en este ecosistema tan poco fértil parece que tenemos algún dato esperanzador.

Debemos recordar que el objetivo primordial es sostener (porque de aquí dependerá nuestra robustez económica a corto plazo) el máximo tejido empresarial. Me gusta repetir (si cabe hasta la saciedad) un dato: en la última crisis estuvimos 13 años en recuperar los niveles de contratación laboral, y destruimos un tercio del tejido empresarial.

Los datos con los que contamos hasta hoy (2T 2020) es que se han destruido en Baleares (y en Menorca) entre un 13 y un 14% de las empresas en activo respecto el mismo periodo de 2019. Podemos decir que tras el brutal impacto del COVID19 las medidas de
sostenimiento empresarial tienen su respuesta en los datos.

Algo que debe animarnos si intentamos mirar más allá. Y somos capaces de pensar en oportunidades más allá del turismo. Las estrategias europeas de recuperación (Next Generation EU) abren una ventana de oportunidades para empresarios y emprendedores que no bajen los brazos en este entorno de desconfianza, inseguridad y baja disponibilidad a la inversión. Requerimos de valientes, ideas y proyectos. Ya que los fondos van a estar disponibles (para complementar las carencias de un capital privado conservador). Pero la confianza es algo que debe nacer de uno mismo. Desde las entrañas mismas de una sociedad que no debe doblegarse ante el miedo.

Otras regiones del mundo quisieran estar tan alineadas a la economía del futuro. Una economía eminentemente sostenible y digital. Muchas regiones pagarían por haber hecho el camino que Menorca ya ha recorrido entorno a su declaración de Resera de la Biosfera. Un camino sobre el que nos queda sólo insistir, pero con convicción y proyectos.

Para más información Butlletí de Conjuntura Econòmica de Menorca

Amb qui ho vols compartir?
Back To Top